jueves, 6 de agosto de 2015

Laura y sus leyendas

Como lectura favorita leer su incendiada mente. Siempre los mismos puntos del telar de la ilusión sujetados por un esp
ejismo, le gusta azotar distintas fantasías, deslucir la reputación por rebeldía con el alfabético orden, ondea la bandera de la verdad con orgullo, alguna vez levanta el polvo para darse baños de lodo. Un día está realmente en todos los lugares que señala su brújula inconsciente, otro sigue el mapa con el dedo del irónico realismo, pronuncia frases irreflexivamente para malos entendedores, no es consumidora de la sustancia estúpida de lo simple, posee la paciencia justa para pasar el día, se encara con el ignorante insulto a su mente y deja que algún sentimiento le falte el respeto. A la exultante pasión, la sujeta fuertemente del cuello para que suelte un exhalo, algunos sueños sueltos los deja que viajen por futuros inciertos, no retrocede sobre sus pisadas ni le hace un clásico baile de ballet a las oportunidades, se adentra en aváticas vivencias del prójimo, suele saber cuando tiene que levantar el pie para perder el equilibrio, otras, le pesa demasiado, se hace la loca cuando el calendario quiere sugerirle que exume un pasado, no permite que la potencia de sus caballos troyanos cabalgue sola, desmaquilla las arrugas de sus lunas, las peina las perfuma por si llegara la parca y entre tanto, le practica el boca a boca a su corazón para que no se acostumbre a morirse.
LM